“Cooking a better world” aprendiendo a cocinar un proyecto ético y trasversal.

Autores:

Javier Crespo Martin .profesor de filosofía y valores éticos en bachillerato y la ESO javier.crespo@live.com domicilio Abeletxe 12 3a
  • Montar el horno solar y aprender a orientarlo con un reloj solar. Dependiendo de la estación así como de la hora en la que comience el experimento lo posicionaremos en la posición sol bajo o sol alto.
  • Posteriormente colocamos al sol el horno de tal manera que en el reloj solar no haya sombra (lo cual nos indica que la mayoría de los rayos están incidiendo sobre la superficie a calentar y tras 15 ´de calentamiento (colocar un termómetro para hornos y cuando alcance los 100 grados introducir la comida.
  • Sellar los boles de cristal con celo trasparente para lograr menores perdidas energéticas. Se podría utilizar también dos boles de diámetro distinto y colocar el de menos tamaño a modo de tapa
  • Poniendo atención al reloj solar reorientarlo cada 20 minutos, para lograr un mínimo de un 90% de la potencia máxima del horno y apuntando en un gráfico de temperatura –tiempo las variaciones de la temperatura.
  • En cuanto a las dificultades y distintas posibilidades que pueden surgir a lo largo del experimento señala que las variaciones en la climatología afectan en gran medida al buen resultado previsto.
  • La radiación solar es el factor que más influye en el logro de una temperatura adecuada. Por ejemplo con un día velado y unos 20 grados de temperatura externa  no esperemos alcanzar más de 120 grados. Con las mismas condiciones de temperatura externa pero con el cielo completamente despejado es fácil alcanzar los 140- 150 grados.
  • La temperatura exterior. Esta incide  directamente en la temperatura que se puede alcanzar pues aumenta o disminuye las pérdidas  que se producen al estar al aire libre nuestro horno Con unos cero grados centígrados la temperatura máxima alcanzada es de unos 110 grados Sin embargo con 40 grados de temperatura externa es fácil alcanzar los 170 grados.
  • El viento. A mayor velocidad del viento mayor son las pérdidas de calor  de nuestro horno y llegan a suponer un 20%.
  • La cantidad de comida a cocinar y el volumen de agua utilizado. Cuanto mayor sea el contenido de agua del alimento a cocinar mayor le costara al horno solar mantener y aumentar su temperatura siendo necesaria su reorientación más a menudo para lograr la mayor potencia.
  • Otro de los problemas típicos en los hornos solares es el vapor que generan, el cual empaña las partes interiores del cristal haciendo que la refracción sea mayor y dificultando que aumente la temperatura es uno de los inconvenientes típicos de estos hornos y que requiere una solución.
  • En caso de que se nublara no se podría apreciar cómo queda una comida en un horno solar. Por ejemplo un pollo de 2.5 kilos necesita un mínimo de dos horas y un bizcocho de 4 huevos unos 70 minutos.
  • Para finalizar el experimento realizaremos una última medición de la temperatura interna de los alimentos cocinados para asegurarnos de que alcanza la temperatura de seguridad (70 grados) .
  • A lo largo de la cocción de los alimentos se puede desgranar el proyecto para que se vea como los conceptos éticos  como el altruismo, el trabajo equipo ola sostenibilidad. pueden compartir un espacio común con conceptos tecnológicos, como la interpretación de planos,  matemáticos como interpretación y creación de gráficos cálculo de áreas, o de física y química, como la transformación de la energía, cálculos de potencia.

 

¿Qué se pretende demostrar?

El proyecto ha girado en torno a la construcción y envío  a cabo verde  a través de la ONG “ayuda contenedor”  de 10 hornos solares

  • A partir de un proyecto como la construcción de un horno se pueden  desarrollar  los diversos contenidos de las asignaturas de la E.S.O.(  valores éticos, matemática, informática, religión, física y química, tecnología)
  • B) 0.36 metros cuadrados de radiación solar son suficientes para cocinar  una comida media para 4 personas si se dan las condiciones necesarias.
  • c) Cualquiera puede cocinar sin necesidad de alimentación externa siempre que se den unas condiciones mínimas haya radiación solar directa durante un mínimo de minutos  en una superficie radiada de 63cm por 60 cm. La temperatura
  • ¿Por qué sucede lo que sucede? Poniendo en funcionamiento un horno solar  y debido a la reflexión del material reflectante sobre una cazuela negra mate introducida en boles de vidrio semi-herméticos en 15´ conseguimos una temperatura en el horno de unos 120 grados, llegando a alcanzar en función de las condiciones externas los 170 grados.
  • También pretendo demostrar a través de un historial de uso que es posible la utilización de este artilugio durante más de 140 días  en  un pueblo de insolación baja como es Ermua, con el consiguiente ahorro económico-  la reducción de emisiones de CO2 que ello supone.

Dirigido a:

Secundaria y al gran público.

Materiales necesarios:

Un horno solar, ensaladeras de vidrio, dos pinzas un reloj solar

Riesgos:

Es recomendable la utilización de gafas de sol  para evitar en lo posible la incidencia de los rayos solares reflejados por las paredes del horno.

Enlaces:

https://gastronomiasolar.com/horno-solar-funcionamiento-temperatura

Observaciones:

Para que saliera bien este proyecto la implicación del alumnado, (que ellos se sintieran los auténticos protagonistas  y el altruismo han sido los principales ingredientes con los que hemos cocinado este proyecto. Hemos tardado unos tres meses en completarlo desde pedir presupuestos hasta su entrega a la ONG. Por otro lado señalar que el proyecto no está muerto ahora nos comienzan a llegar las fotografías de su uso en estas zonas desfavorecidas de África por lo que nuestra labor como docentes ha sido simplemente enseñar a plantar semillas. ¿Cómo crecerá el proyecto?  Es un misterio, como la vida.

Estos mismos hornos se pueden hacer con infinidad de materiales reciclados y reflectantes para ahorrar en costes, como las bolsas de chucherías, el papel de aluminio, metacrilato espejo…

Hay infinidad de planos en internet por lo que es muy  fácil crear variantes de este mismo proyecto. Lo que nunca cambiaría es que el altruismo  sea el motor y que sea real, que sirva para mejorar el mundo.

Otro proyecto que realizamos en Ondarroa consistió en reciclar antenas parabólicas para reconvertirlas  en cocinas solares, como anécdota señalar que los alumnos voluntariamente se quedaron dos semanas del mes de julio para terminar el proyecto.

 

Galería de imágenes:

Cooking3

Cooking2

Cooking1