Pequemundo, o cómo estudiar Microbiología con niños de 7 años

Autores:

José Manuel Escobero Rodríguez y Amparo Castro Pinos

  1. Primer paso: Experiencia motivadora


·                         Introducir en el fondo de una botella fruta cortada. Se habrá tenido la precaución de exponerla al aire al menos durante un par de horas, para que se “contamine”


·                         Tapar la botella con un globo.


·                         Colocar la botella en un ambiente cálido, por ejemplo en una bandeja en lo alto de un radiador, para que la temperatura acelere el metabolismo.


·                         Observar el cambio de color de la manzana y cómo, presumiblemente, aparecen hongos.


·                         Lo que debería observarse es que, al cabo de un par de días, el globo se vacía dentro de la botella, para después hincharse. Al consumirse todo el material disponible, la actividad vital cesa y no ocurren más cambios.


·                         Preguntas a contestar:


          ¿Qué ha ocurrido en la botella, quien lo ha hecho, que hemos observado, como se llaman los organismos que no vemos y que han estado respirando el aire de la botella?


          CONCLUSIÓN: los microbios, mientras se comían la manzana, han respirado, y son los que han llenado y vaciado el globo.  Fundamental, observar vaho condensado en las paredes

  1. Segundo paso:Visualización de microbios.


·                         Usar microscopios o vídeos de internet.

3. Tercer paso:De qué se alimentan los microbios.


·                         Investigación: componentes de la fruta. La fruta consta, de agua, azúcar y vitaminas.


·                         Diseño del experimento: ¿cómo podemos averiguar de qué se alimentan los microbios? Introducir en una botella agua (la razón es que el agua está en todos los alimentos) y azúcar, y en otra agua y vitaminas. Se recomienda añadir un poco de fruta, dos o tres uvas, por botella (introducción de microbios).


·                         Para desarrollar el concepto de PROPORCIÓN, por cada cucharada de vitamina en una botella se echaban 6 cucharadas de azúcar en la otra


·                         Hipótesis: ¿en dónde respirarán los microbios, en dónde se comerán el alimento, donde hay vitaminas o donde hay azúcar.

4. Cuarto paso:Comprobamos las hipótesis.


·                         Colocamos las botellas y esperamos.


·                         Si lo hemos hecho bien, la botella con vitaminas sólo se inflará un poquito. La botella con azúcar debe inflarse muchísimo más.


·                         Corroboramos hipótesis: en la botella con azúcar es donde se ha producido una mayor actividad microbiana. Los microbios se alimentan de azúcar.


·                 Si es posible, observar las levaduras al microscopio. Son suficientemente grandes para poder ser visualizadas. Si no, volver a recurrir a imágenes de Internet para explicar que esos son los microbios causantes de la fermentación.

5. Quinto paso: Medir la cantidad de azúcar de la fruta por lo que se infla el globo.


·                         Por tanto, donde hay más azúcar debería haber más respiración y más vida.


·        Elaboraremos un listado de frutas. Una de las frutas en el listado debe ser la uva. Si lo sugieren, por qué no, utilizar frutos secos.


·                         Debatiremos qué cantidad de fruta echar. Debemos llegar a la conclusión de que debe ser la misma cantidad en peso en cada botella. Utilizar básculas de cocina.


·                         Batiremos un ¼ kg de fruta con ¼ l de agua, y la introduciremos en botellas etiquetadas. Aplicamos medida de volumen


·                         Incubar las botellas, y obtener resultados.

6. Conclusiones 


·                    Al final, de la fruta testada, la que ha hinchado más su globo ha sido la uva, luego la uva es la que tiene más azúcar. La medición se realizó con un metro sobre el diámetro del esferoide del globo. Medida de longitud.

¿Qué se pretende demostrar?

Medición cualitativa de la cantidad de azúcar presente en distintos tipos de frutas y vegetales, utilizando para ello los gases desprendidos en su fermentación. Todo con materiales reciclables y adaptados para niños con 7 años.

Dirigido a:

Primaria.

Materiales necesarios:

  • Botellas,
  • Globos,
  • Cinta métrica,
  • Jarra medidora,
  • Peso cocina.

 

 

Riesgos:

El manejo de las botellas de vidrio.

Para saber más:

www.educaconciencia.es

Observaciones:

La finalidad del experimento, tras lo expuesto, puede verse que no radicaba en medir esa cantidad de azúcar. Sus objetivos fundamentales eran demostrar que a tan temprana edad se puede utilizar el método científico para adquirir conocimiento, aunque aparentemente los procesos mentales propios de esa etapa no lo permitan. Pero también a medir pesos, volúmenes y longitudes, contenidos curriculares de 2º de Primaria.

Tras la fermentación, obtuvimos vino, percibible por el olor que desprendían las botellas.

La actividad entronca con todo el mundo de lo microscópico, por un lado (estuvimos viendo infusorios, células diversas, pulgas, piojos, etc.) y con la alimentación por el otro, sirviendo de actividad introductoria perfecta para ambos campos.