Toca, chupa, huele, escucha, mira… ¡las rocas!

Autores:

Elisabet Playa, Anna Travé, Meritxell Beltrán, Claudia Román, Úrsula De Angelis, Mireia Mancera

Departament de Geoquímica, Petrologia Geològica. Universitat de Barcelona.

Se colocan las cinco etiquetas con los cinco sentidos en cinco espacios diferentes (utilizar las cartulinas de colores), de manera que cada sentido tendrá asociadas una o varias rocas al finalizar la actividad. Se podrán colocar algunas rocas en cada espacio, para iniciar el taller, de forma desordenada y al azar o bien, mantenerlas a parte y sacarlas de una en una, progresivamente (Fig. 1). Las fichas de las rocas seguirán guardadas.

En otro espacio se agruparán el conjunto de materiales sobre las aplicaciones industriales de las rocas y junto a este, se dejarán a parte las fichas correspondientes (Fig. 1B y 1C). 

 

Nivel 1: las rocas con los cinco sentidos

Después de una explicación introductoria de presentación del taller, los alumnos tendrán que relacionar las rocas, que hay encima de la mesa, con los cinco sentidos; por ese motivo, se les facilitará cada una de las fichas con el nombre de una roca y también, una breve explicación. Una vez leída y entendida, los niños tendrán que tocar, oler, chupar,… las rocas y colocarlas en el espacio correcto, conjuntamente con su ficha.

Para facilitar la identificación se podrá usar el material complementario como: la lupa que permite hace una observación al detalle de la textura de la roca (Fig. 2); el martillo utilizado para averiguar el sonido que hace la roca (por ejemplo, la fonolita hace un ruido con un tono metálico); el ácido clorhídrico al 10% (se puede aplicar una gota de dicha solución encima de la roca, para saber si contiene minerales carbonáticos, principalmente calcita, CaCO3) (Fig. 3) y las regletas milimetradas empleadas para medir los componentes que se aprecian en las rocas (cristales, fragmentos de otras rocas en los conglomerados, fósiles en las calizas, etc.) (Fig. 4).

Los niños tendrán que observar todas las rocas disponibles encima de la mesa y tener presente cual es la ficha con la que se está jugando, con el fin de relacionarla con la roca correspondiente. Cuando la actividad haya finalizado, todas las rocas tienen que estar correctamente colocadas con su ficha y asociadas a uno de los cinco sentidos (Cuadro 1). Además, se podrá finalizar haciendo un repaso de todo lo aprendido.

Nivel 2: ¿para que sirven las rocas?

A continuación, se colocarán, también de forma aleatoria, los diferentes materiales de uso industrial obtenidos a partir de las rocas, previamente identificadas. Los alumnos, por medio de ejemplos, intentarán relacionar las rocas con los materiales de uso industrial y de nuevo, los colocarán al lado de la roca relacionada (Tabla 1).

 

Nivel 3: clasificación sistemática de las rocas

En niveles más avanzados se puede utilizar el primer nivel como juego introductorio, siendo esta parte la que conducirá al alumno a la identificación y clasificación de las rocas presentadas siguiendo las clasificaciones geológicas formales. Se dispondrá de una serie de fichas que tendrán que relacionar con las rocas correspondientes (Tabla 1). 

¿Qué se pretende demostrar?

Conocer e identificar las características y propiedades más comunes de algunos tipos de rocas mediante los cinco sentidos (olfato, tacto, gusto, vista y oído), y relacionarlas con algunos productos de uso industrial obtenidos a partir de estas rocas.  

Dirigido a:

Educación Primaria

Materiales necesarios:

Colección de rocas, contenidas en dos cajas de madera, formada por: halita, silvinita, lutita, arenisca, conglomerado, caliza, fonolita, pumita y yeso con azufre nativo.

 Material adicional para el estudio de las rocas: lupa, ácido clorhídrico diluido al 10% (HCl 10%), escalas milimetradas de plástico, martillos pequeños y una muestra de roca caliza adicional para experimentar con el ácido. Papel tissue para limpiar el excedente de ácido sobre la roca.

 Fichas de trabajo: manual de presentación (explicación e instrucciones sobre la actividad), cartulinas de los cinco sentidos (olfato, tacto, gusto, vista y oído), diferentes fichas con el nombre de las rocas y la presentación de las propiedades a observar de cada una de ellas, cartulina de presentación de las aplicaciones industriales, fichas donde se enseñan algunas características más avanzadas y cartulinas de colores para cada sentido.

 Colección de material representativo de las aplicaciones industriales de las rocas: paquete de sal común, arcilla de modelar, fertilizante de azufre, trozo de papel de lija, lima de piedra pómez natural, bote de sal potásica para hipertensos, bloque de yeso (calcio) para pájaros y fragmento de roca ornamental.  

Riesgos:

El uso de ácido clorhídrico diluido (HCl 10%) es el único riesgo que puede haber asociado en la realización del taller. La aplicación del producto requiere la supervisión de un adulto, concretamente, en el momento de administrar el reactivo sobre la roca. No se tienen que aplicar grandes cantidades y hay que limpiar la superficie afectada con la ayuda de un papel. En caso de derrame accidental sobre la piel, limpiar con agua abundante.

Además, también es recomendable la vigilancia cuando los niños manipulen la roca con el martillo.

Para saber más:

Tarbuck, E.J..; Lutgens, K.L. (2005). Ciencias de la Tierra. Una introducción a la geología física. Pearson Prentice Hall, 736 pp.

Observaciones:

La experiencia planteada es básica en cuanto a su realización pero, a la vez, muestra un amplio abanico de conocimientos. Los aspectos que se pueden tratar son diversos, dependiendo del nivel del alumno y de la unidad didáctica en la que se enmarque. Así, el taller se puede usar como un simple recurso lúdico o bien como una introducción a las unidades didácticas relacionadas con materiales geológicos o aplicaciones industriales.